Año nuevo con amigos en Cerler

Recibir el año fuera de Madrid y esquiando es una de las mejores cosas que se puede hacer…

Aunque este 2013 llegaba a su final con ciertas dudas, en el último momento me decidí por volver a Cerler… ¡La tierra prometida! ¡Mi paraíso!

Y encima con un buen plan por delante… La posibilidad de recibir clases de nuevo, de mano de la gente del Equipo Barrabés, los mejores.

Al llegar, pude asistir a una charla interesante sobre plantillas especiales para el esquí, fabricadas por Podoactiva. Y me confirmaron que las clases las recibiría de mano del mismísimo Héctor Júlvez. Uno de los mejores entrenadores que puedes tener a tu alcance. Alguien que lleva sobre los esquís más de lo que puede recordar y que sigue en activo día a día… Empapado de la técnica y la metodología de cada momento y con una facilidad para explicar y demostrar fuera de lo común.

Gracias a él, he podido refrescar, actualizar y descubrir nuevas técnicas y nuevas sensaciones… Además de recibir correcciones y matizaciones a mi manera de esquiar… Cosa que ya empezaba a ser necesaria…

Hoy despediré el año con otros amigos de este encantador valle. Gabi y Flor nos invitan a cenar con ellos en su casa, como hacíamos los años aquellos en que venía a trabajar las Navidades en el Equipo.

Ponemos fin a un 2013 que ha sido complicado en algunos aspectos, difícil en otros… Pero que, en lo personal, no me puedo quejar… He tenido trabajo, bueno, ampliado en funciones además, salud, esquí, mucho Bruce…. Y más que se espera próximamente.

Todo lo demás, tendrá solución… Ahora empieza otro año, con la cuenta a cero. Veremos de lo que somos capaces en estos 365 días que se nos presentan…

Mañana vuelta a casa… Me espera el nuevo disco de Bruce para escucharlo, 14 días antes de que salga a la venta…

Y el día 2, ¡vuelta al curro! ¡Tenemos que hacer girar la ruleta muchos años más!

Y el 18, si hay nieve, a empezar a asimilar y transmitir todo lo aprendido estos días…

Leave a Reply