El recurso fácil de poner un Hacker en tu libro o película

Desde hace un tiempo, vengo observando un recurso facilón que utilizan los escritores de novelas o guionistas de cine: el personaje del Hacker.

Hacker

El primer Hacker que me viene a la cabeza, capaz de meterse en ordenadores ajenos, es el de la película Juegos de Guerra y, desde entonces, son muchas las novelas y películas que cuentan con ellos.

El Hacker es ese personaje extraño, suele ser introvertido, tirando a feo, torpe en el día a día… No suele ser el protagonista, pero sí desempeña un papel clave… Y siempre aporta la solución a los problemas más complicados e inverosímiles.

El porqué de la proliferación de estos personajes, se podría achacar a “los tiempos que vivimos”, “la sociedad actual”, “la informática, las redes y las comunicaciones están a la orden del día”

Podría ser, pero no. Yo no me lo creo. Habría que estudiar personaje a personaje. Y si lo hacemos, nos vamos a dar cuenta de que, en la mayoría de las veces, la existencia de este personaje es un recurso fácil para los escritores.

El Hacker va a aportar el elemento clave, eso que nunca jamás podría nadie conseguir, excepto él. El Hacker puede meterse en cualquier ordenador del mundo sin problemas, clonar el disco duro, obtener las pruebas que los malos -que son tontos- tienen allí esperando…

En un mundo global, donde todo está informatizado y todos nuestros datos y nuestra vida está en algún soporte informático… Si quieres dar un giro a la trama de tu novela o guión, el Hacker es la solución. Y no te preguntes más: ¿Y eso por qué? Porque el Hacker lo sabe.

Leave a Reply