Hechos que nos demuestran que no somos el centro del mundo

El creernos que lo que nos pasa a nosotros es lo más importante, ese egocentrismo que se manifiesta desde tempranas edades, es algo que tarda en curarse o no se cura nunca.

Obviamente, ante fenómenos de la naturaleza como el terremoto y posterior tsunami de Japón, toda la atención del mundo se vuelca allí, aunque habría que saber si en el África negra están pendientes de lo que sucede en Japón.

Pero por lo general, todos los países y personas -no sólo España- pecan de egocentrismo.

Ejemplos:

Los partidos del siglo, ¿el mundo se paraliza por un Barça-Madrid? No…
Los mercados vigilan si ha habido 3.000 parados más. No nos engañemos. No.

Pero no sólo en España… Leyendo noticias de América del Sur, ¡ellos piensan que en España estamos pendientes de lo que pasa por allí!

De vez en cuando, pasan cosas que nos hacen ver que en el fondo, nadie tiene ni idea de nuestra vida, ni de lo que pasa en España, ni de cómo somos, ni de lo que hacemos… Siguen viéndonos a través de los estereotipos de siempre.

Ejemplos en el cine:

Misión Imposible III, el comienzo, cuando en la Semana Santa de Sevilla queman a los santos (como si fueran las fallas).
Noche y Día, San Fermines en Sevilla, que encima era Cádiz…

Y el motivo de este artículo, aparecido en la The Telegraph, en la edición impresa el pasado jueves:

Spain

¿Qué más dará si habla de las agencias de calificación, de la crisis, de los bancos… o de lo que sea? ¡Es España! ¡Pon una ilustración de gente bailando flamenco… como hacemos todos los días.

La verdad es que si estuviéramos todo el día dándole a las palmas y al bailecito, bien regado con unos finos o unas manzanillas… lo de la crisis lo íbamos a llevar mejor.

😀

Leave a Reply