La necesidad de la formación

La temporada de esquí ha empezado y ya empezamos a pensar, cada vez más, en la nieve.

Que si Andorra, que si la teórica del pasado sábado, que si el curso de monitores, año nuevo… los cursos de enero…

Teórica 01

Como monitor que soy, pienso también en cómo voy a plantear este próximo curso… y también en mi propia formación.

He estado viendo un poco de las carreras de la Copa del Mundo. Está claro que eso es otro mundo, otro nivel… Pero veo cosas. Veo cómo va cambiando y evolucionando la técnica…

Gigante según Ron Le Master

Yo no pretendo que todo el mundo esquíe con la técnica de competición… o como si fueran corredores de Copa del Mundo… Una de las premisas que tengo claro es que el esquí es, antetodo, diversión.

Un esquiador, lo que tiene que tiene que obtener después de una bajada o después de un día de esquí, son buenas sensaciones… Placer, disfrute, desconexión del día a día, euforia, subidón… y mientras que tenga esas sensaciones positivas y se lo haya pasado bien, por mí, suficiente.

Nacho Correa esquiando en Cerler 04

Por eso me gusta tanto enseñar este deporte, porque es muy fácil que el alumno obtenga esa sensación… Cada uno a su nivel, pero la sensación de bajar La Pradera por primera vez es muy parecida a la que tiene el esquiador más experimentado bajando la pista más difícil… y eso se obtiene casi el primer día.

Así que yo respeto mucho a ese esquiador que ha decidido que, en cuanto a técnica, ya tiene suficiente. Que es feliz bajando con su paralelo elemental y su velocidad moderada…

Si es así, perfecto. El día que quiera mejorar o tenga la inquietud de perfeccionar algo, ya vendrá a mí. Lo importante es que disfrute del deporte, del entorno y quiera seguir subiendo.

HPIM0255

Ahora bien, esto no vale para mí… Ni para los monitores en general.

Y es que no hay mayor ridículo, mayor bochorno que el que te llegue un alumno que esquíe mejor que tú… o que, técnicamente, esté más al día que tú o conozca cosas más nuevas.

Y no se pasa peor que corrigiendo a alguien sin saber qué decirle, porque no ves nada mal… O que me pregunte por algo que le han explicado y yo no sepa de qué me habla… ¡Qué dinero ha tirado esa persona! Yo no puedo con esa responsabilidad…

Cerler 2005 022

Parto de otra premisa. Yo, en mis clases, ya no digo que algo esté mal hecho… o que no se deba esquiar así o asá… Ya no. Se ha demostrado que todo vuelve y que el esquí cambia tanto que lo que hace cuatro años parecía la revolución, ahora no lo es tanto. Lo que hago es sugerir al alumno que pruebe ciertas cosas… que intente aplicarlas a su esquí… e intento pensar en la persona. Hablo con el alumno y voy viendo sus intereses e inquietudes… y le oriento hacia allí.

Nacho en Cerler

¿Me sirve de algo explicar técnicas de competición a un padre que sólo quiere disfrutar con su hijo de de cinco años? Poco a poco, cuando él quiera o yo vea que domina su esquí turista, él me lo demandará.

Grupo

Distinto es el caso si esquí con un alumno más cañero… o con monitores…

Y es que, como ya he dicho antes, mientras seamos monitores “en activo” tenemos la obligación de conocer, y dominar lo suficiente como para poder explicar, todo lo más que podamos. Es lo que se llama estar a la última, ¿no?

Cerler.Feb2006 012

Yo soy el primero que no lo está… Por eso me preocupo de ver, investigar, fijarme, preguntar… Y sin duda, ir a los cursos que pueda.

Leave a Reply