Por la despenalización de la eutanasia

El pasado jueves se presentó el vídeo Libres hasta el final.

Libres hasta el final

Durante cuatro meses y medio hemos ido grabando a más de setenta personas en quince salidas. Ha llevado unas sesenta horas de edición… ¡Pero creo que ha valido la pena!

Ha sido una gran experiencia… por volver a grabar en la calle y adaptándonos a las condiciones del momento… pero también por conocer tanta gente interesante y acercarme un poco más a la Asociación Derecho a Morir Dignamente.

Además, llegados a este punto, es necesario que todos hagamos lo que esté en nuestra mano para que se despenalice la eutanasia.

Demográficamente, está creciendo el número de personas con enfermedades degenerativas e incurables asociadas al envejecimiento que les provoca un sufrimiento grave e irreversible.

Socialmente, somos más conscientes de nuestros derechos como pacientes y de nuestra libertad para decidir cuándo y cómo morir.

“Para muchas, centenares, tal vez miles de personas en nuestro país, cada nuevo día es una dolorosa prueba: nos vemos obligados a depender de otras personas para las acciones más elementales, como el simple aseo o incluso para cambiar de posición en la cama, a la que ha quedado reducido nuestro horizonte. Somos una carga que no quisimos ser; que nunca quisimos ser para nuestra familia. Y no es que no lo hagan con amor y dedicación, no. Lo que pasa es que el resto de dignidad que nos queda en esta lamentable situación, no encuentra ningún sentido a este no vivir. Porque la vida es mucho más que esperar la muerte y desearla como una liberación.

Para cientos o miles de personas, la vida se reduce a esperar que el próximo minuto pueda ser, por fin, el último. Para bastantes personas hace tiempo que la vida dejó de ser un bien.

Les pedimos, como futuras parlamentarias y parlamentarios, que no sigan en su empeño, por acción u omisión, de negarnos el derecho a obtener la ayuda que necesitamos para poner fin a este estado lastimoso e indigno. Su negativa no puede justificarse en razones morales que no compartimos y que no comparte la inmensa mayoría de españoles y españolas.”

Yo creo, como nos dijo Emma Bonino, que es nuestro derecho cómo vivir y cómo morir. Cada uno tiene que decir por sí mismo. Hay gente que prefiere vivir hasta el final… y otros queremos poder decidir cuándo es bastante. Esto no lo tienen que decidir los jueces, ni el parlamento, ni los a favor, ni los encontra… Es la libertad de cada uno decidir qué hace con su vida; y la muerte también es parte de la vida.

El vídeo está plagado de motivos contundentes:

– ¿A quién pertenece mi vida?. Es mi vida y yo decido.
– Tengo derecho a decidir dónde, cómo y cuándo.
– Quisiera ser yo quien decida cuándo morir.
– No sé si lo haré, pero quiero ser libre para decidir.
– Cada paciente debería ser libre para elegir cómo y hasta qué punto vivir su propia enfermedad.
– La libertad es el principio fundamental de la democracia y decidir cómo y cuándo morir es un ejercicio de mi libertad.
– Si la eutanasia fuese legal no aumentarían las muertes, disminuiría el sufrimiento.
– Se trata de reconocer, méramente, un derecho humano. El derecho a morir.

DMD cartel

Más información, firma de petición en change.org o asociarse a DMD: Pincha aquí.

Leave a Reply