Monasterio de Piedra

Este fin de semana he estado en el Monasterio de Piedra

El plan fue llegar el viernes y salir del domingo. Nos alojarnos allí, en el hotel del Monasterio…

Torre del Homenaje

Tanto los alrededores como el hotel en sí valen la pena. Son realmente espectaculares y es fácil imaginar la vida de los monjes en un lugar así…

Interior del hotel

Pasillo de las habitaciones

Los monjes cistercienses que fundaron el Monasterio, y que vivieron en él, eran monjes de clausura y la verdad es que hay algo que te hace vivir tranquilo, reflexionar, descansar…

El claustro del Monasterio de Piedra

El claustro gótico del Monasterio de Piedra es precioso… Pasear por él cuando ya es de noche es un lujo que no está al alcance de cualquiera todos los días…

Hay un recepcionista en el hotel que es muy majo, muy atento y te organiza perfectamente la estancia…

Llegamos el viernes por la noche y nos sugirió un paseo, puesto que ya estaba cerrando todo.

Al estar alojados en el hotel, tienes libre acceso al parque natural y al monasterio así que nos sugirió que el sábado, desayunáramos tranquilamente y fuéramos a ver la exhibición de aves rapaces en el parque.

Exhibición de aves rapaces

La exhibición está muy bien… Unas cetreras te hablan acerca de la vida y costumbres de este tipo de aves, ¡además de verlas en acción! Verlas venir volando desde lejos o que te vuelen por encima de la cabeza es algo inolvidable.

Lo peor, como siempre, la gente… Que llega tarde y que no se están sentados y quietos… Pero bueno… Los humanos somos así…

El parque natural tiene una ruta marcada que está fenomenal… Tardas unas dos horas o dos horas y poco en hacer el recorrido. También hay un recorrido adicional… Está muy bien hacer éste recorrido corto por la mañana, como hicimos nosotros… Porque así lo ves y no te lo dejas para cuando haces el recorrido largo, que ya vas cansado.

Después de volver a ver a las aves, el calor ya apretaba, y como nuestra entrada, al estar alojados nos permitía entrar y salir varias veces (cosa que la entrada normal no permite), seguimos el consejo del recepcionista y nos fuimos a la piscina del hotel…

Piscina del hotel

Era el momento de descansar, refrescarse y huír de la masificación del parque… ¡La piscina estaba vacía! En un momento hubo una pareja más… y luego un familia de franceses que bajaron después de comer… Pero vamos, un lujo…

Sobre las cinco, siguiendo el consejo del recepcionista, hicimos la visita guiada del Monasterio…

Visita guiada al Monasterio de Piedra

El Claustro, la Sala Capitular, altares barrocos, cripta y pasadizo de los conversos… Bodega, sala de carruajes, la cocina del convento (primera cocina de los Monasterios de Europa donde se cocinó el chocolate), refectorio, lavatorio y calefactorio.

Una vez hecha la visita el sol ya ha bajado, ya no calienta tanto… ¡Y no hay tanta gente! ¡Es la hora del parque!

El parque nos ofrece una de las experiencias más gratificantes que se pueden encontrar en la naturaleza.

Nacho en el Parque Natural del Monasterio de Piedra

Caminos entre densos bosques de ribera…

Nacho en el Parque Natural del Monasterio de Piedra

Y multitud de cascadas y saltos de agua… donde menos te lo esperas… ¡Y a cuál más bonita!

Cascadas y saltos de agua en el Parque Natural del Monasterio de Piedra

Piedra, vegetación, agua, luz... Ingredientes para el disfrute de la vista

La visita se realiza a través de un recorrido señalizado con flechas de colores: rojas para visitar, azules para salir y verdes para descansar.

La Caprichosa, en el Parque Natural del Monasterio de Piedra

Nacho en la Cascada Trinidad del Parque Natural del Monasterio de Piedra

El río Piedra, cuyo nacimiento no está muy lejos, ha ido jugando y erosionando el terreno dando lugar a esta multitud de riachuelos, saltos, quiebros en su camino… Pero también, debido al tipo de suelo, ha ido formando unas grutas preciosas…

Gruta en el Parque Natural del Monasterio de Piedra

Todos esos arroyos confluyen y se lanzan desde una altura de 50 metros en la Cascada Cola de Caballo.

Cascada Cola de Caballo

Hay varios miradores para apreciar este bello salto del agua.

Carmen en la Cascada Cola de Caballo

En la Cascada Cola de Caballo del Parque Natural del Monasterio de Piedra

Y una de las cosas más espectaculares de la visita es la Gruta Iris, que está detrás de la Cascada Cola de Caballo…

Gruta Iris

En fin… Hay más cosas… La piscifactoría, el Lago Espejo, la Peña del Diablo, cascadas y cascadas… ¡Pero hay que verlas!

Me ha encantado el fin de semana… He descansado… He desconectado… ¡Y he visto cosas únicas!

Altamente recomendable todo… ¡Ah! Y haced caso al recepcionista que te hace el plan a medida… Escuché cómo le organizaba el tiempo a otra pareja y muy bien!!

2 comments

  1. “Escuché cómo le organizaba el tiempo a otra pareja”
    Cotilla!!
    ¿Ahora entiendes porque te regalamos eso por tu cumple?, en cuanto preguntaron algo para Nacho, dijimos todos: Es-cotilla!

    ¿Que malo eh?

  2. Héctor says:

    Muy chulo el sitio y muy bonitas instantáneas!!
    Habrá que ir!! 😀

Leave a Reply