La publicidad y el deporte

Escribo esto como consumidor de publicidad.

Yo soy de los que reciben los mensajes en el salón de su casa, cuando llega uno de los múltiples cortes con que nos propinan las cadenas.

De un tiempo a esta parte vengo observando como, cada vez más, se utiliza el deporte o los deportistas para vendernos cosas.

El buen momento deportivo que vive España ha hecho que los creativos vean todo un mercado casi inexplorado.

Primero fue la selección de baloncesto con el mundial… Ahora la de fútbol con la Eurocopa… En medio, Rafa Nadal, Fernando Alonso, Gemma Mengual… (Escribo los primeros nombres que me vienen a la cabeza).

La ventaja que tienen estos deportistas es que no dividen. Si quisieran hacer un anuncio con el Real Madrid o con algún jugador del Real Madrid (o del Barça), captarían todo un público, pero se “enfrentarían” con el resto… Quizá superior en número.

Ahora han encontrado el filón.

Empezaron hace un tiempo con estos anuncios de Time Force, que no han caducado y los siguen emitiendo.

Me hace mucha gracia el momento de Gasol diciendo “¡pero si le he dado!”. De esta campaña se hicieron dos o tres anuncios más. El final en la playa es siempre el mismo, con la chica pidiéndoles la hora, y la entrada varía la prueba que tienen que superar. Sin duda éste, de Guillermo Tell, es el mejor.

Uno de los problemas que se pueden encontrar los que hacen publicidad es la mala actuación del deportista.

Que Fernando Alonso no ganará ningún premio a mejor interpretación está claro.

Aunque, bien pensado, igual no era tan mal actor… si es verdad que se llevaba tan mal con Hamilton el año que estuvo en McLaren…

Quizá Mercedes supo sacar todo el actor que hay en Fernando Alonso…

Los patrocinadores tienen mucho poder… Para eso son los “pagadores” ¿no? ¿O alguien pensaba que los campeones, por muy campeones que sean, están libres de eso? Si Alonso y Hamilton se llevan mal, pues que se lleven bien…

Otro ejemplo reciente, el cartel de la selección de baloncesto para los juegos de Pekín:

Selección de Baloncesto

A raíz de la polémica de si la pose era racista o no, Pau Gasol dijo: “Para mí era una pequeña payasada hacer eso, pero el ’sponsor’ insistió e insistió”. Está claro que no hay ánimo de ofender, pero aun así tuvo que pedir más perdones: “Si alguien se ha sentido ofendido por él, nos disculpamos totalmente por ello”. Ay, el poder de los patrocinadores…

Bueno, volvemos con los anuncios de televisión.

Que Rafa Nadal tampoco es un gran actor está claro. Pero el tío es la hostia jugando al tenis. Además es majo con todo el mundo, atento… Nadie puede decir ni una mala palabra sobre él… Paga sus impuestos en España… ¡Es el ideal para cualquier campaña!

Ya le hemos visto en el anuncio de Time Force, pero quiero destacar un par de anuncios más. Primero el del año pasado, en que hablaba en coreano:

Estos anuncios que hemos visto ahora son de hace un año o año y medio… Cuando no se vivía todavía la euforia del deporte… o cuando se estaban empezando a hacer los anuncios con deportistas… Ahora iremos viendo algún cambio que se ha producido más actual.

Pero antes, dejadme que os ponga el último de Kia. No tengo ni idea de cómo habrá sido la historia, ¿vale? Pero yo me la imagino así: (si alguien de Kia o de la agencia de publicidad me quiere dejar un comentario, es bienvenido! 😉 )

Están los de Kia que quieren anunciar el último modelo. Y quieren que lo haga Rafa Nadal que para eso llevan con él toda la vida… ¡y ahora es su momento! Pero Rafa tiene la agenda fatal… Fatal de la muerte… Y ellos tampoco se quieren gastar mucho dinero… que estamos en crisis y no se venden muchos coches ni aunque los anuncie Rafa Nadal…

Así que lo mejor es grabar unos planos del coche, que hay que verlo y que valgan para todos los países, pillar la imagen de Nadal del año pasado y grabarle una locución nueva (suponiendo que la voz sea de Rafa, que no estoy seguro del todo).

Me parto con ella, por cierto. No sé si es que lo hace muy mal. No sé si es que lo lee sin gracia. Quizá sea la frase del pepino… ¡O quizá todo ello junto!

Vamos ahora con los anuncios más actuales, los que han hecho que sienta la necesidad de escribir este post.

Hemos visto estos anuncios… Ligeros, divertidos… Te venden cosas a la antigua usanza, digamos. Pero es que en las últimas hornadas de anuncios, los creativos, han dado un paso más allá… Dejan de lado lo divertido, la sonrisa… Y buscan la emoción, el sentimiento…

Como todo, la publicidad también puede ser espectáculo. Y se deja el entretenimiento por el reality. El humor por la lágrima.

Se busca que el espectador se identifique con el deportista. Que lo comprenda… Ya que le admira, que sufra con él y que empatice. La marca da igual, ya la meterán después… Cuando ya estés enganchado.

Se necesita que el deportista interprete un poco más… O hacerle hacer cosas fáciles.

Por ejemplo, en este anuncio de Banesto, a Rafa Nadal le hacen correr por la playa… (¿fácil, no?)

¿El tipo de interés? ¿El TAE? ¿Las comisiones? Eso ahora no interesa… Eso no es un banco… Un banco es… ¡como Rafa!

El ejemplo más claro de emoción en un anuncio es el que Nike compraba durante la emisión de los Juegos Olímpicos. No te creas que les daba igual cuándo lo emitieran… Lo ponían en el último tiempo muerto de un partido de baloncesto: justo al final… único anuncio del corte.

Un Pau Gasol magistral como actor, soltaba un speach a cámara en un plano secuencia (sin cortes)… y en ese momento del partido, con la emoción a flor de piel… A más de uno se le debían saltar las lágrimas.

Está muy bien este anuncio… ¿Qué pensarán los nacionalistas catalanes al ver a Pau diciendo esto? ¿Qué pensarán los españolistas al ver a un catalán diciendo esto? No sé… Lo cierto es que, gracias a los éxitos deportivos recientes, el uso de la bandera de España se ha popularizado y ha dejado de ser, un poco, el coto de los fachas… Y hemos podido ver a catalanes, vascos y demás naciones emocionados con la bandera y el himno… ¡Hasta yo me he comprado una camiseta de la delegación olímpica de España!

Para terminar, un último anuncio que apela a la emoción del aficionado… del espectador… del futbolero: El del BBVA.

Desde hace unos años, el eslogan de BBVA es “Adelante”. Bueno, pues el año pasado patrocinaron la segunda división de fútbol, y este año, la liga de fútbol de primera división se llama Liga BBVA. Y para dar a conocer este patrocinio hacen un anuncio.

Con la música de la campaña Adelante, que la llevan poniendo años en la radio y en la tele, pero en una versión con aires épicos tipo Gladiator, sacan a muchos entrenadores de fútbol de primera división. ¿De qué crees que hablan? ¿De que el BBVA va a patrocinar la liga? ¿Del nuevo préstamo ideal del banco? ¿Quizá, como en el anuncio de Boris Becker de hace años, “la anteriormente marca conocida como Puma, en España se llama Dassler Puma”, y ya?

¡No, hombre! Eso no se lleva… Hay que vender sentimientos, emoción, deporte, éxito… ¡Es como si el entrenador te estuviera hablando a ti! Sí, a ti… Que en tu vida has estado ni estarás en un vestuario de un campo de fútbol… ni irás en ningún autobús a un partido clave…

Por cierto, ¿y el eslogan? Ni siquiera aparece escrito… ¡Ah! Que lo dicen múltiples veces los entrenadores… Y la música es la de BBVA… Muy sutil, pero efectivo. Sin que te des cuenta, mucho mejor.

En fin… Es el nuevo estilo de la publicidad. Adelante… Por los sueños que aun nos quedan…

Me he quedado a gusto. Espero que a vosotros os haya divertido, entretenido, abierto los ojos, enfadado, motivado… emocionado… que es lo que se lleva.

Leave a Reply