Primer concierto desde que todo se torció: Amaral en Las Noches del Botánico

Primer concierto desde que todo se torció: Amaral en Las Noches del Botánico

Ayer sábado 3 de julio de 2021 sucedió algo mágico: volví a un concierto en directo por primera vez desde que todo se torció el año pasado y la pandemia nos dejó sin tantas cosas.

Acudía con algo de nervios, como si fuera la primera vez… aunque sabiendo que iba a ver algo especial: Amaral, concierto acústico con banda, tal y como se anunciaba.

El lugar: Las Noches del Botánico, lugar que está genial para ver conciertos… ya había estado allí viendo a Serrat o a Little Steven y la experiencia fue fenomenal… pero claro, era 2018 y este año iba a ser muy distinto.

Esperando a Amaral
En Las Noches del Botánico, esperando a Amaral

Para empezar, todas las entradas eran numeradas. De momento lo de hacer zona de general de pie no es posible (o no hubiera ido). La “arena” del concierto llena de sillas, todas numeradas y con un espacio libre entre grupo de personas.

Todo el mundo tenía que estar sentado durante todo el concierto… no se podía consumir bebidas o comidas en la zona de concierto y había que estar con la mascarilla puesta todo el tiempo.

Raro, raro… pero por otro lado, buena sensación de seguridad, cosa que se agradece después de todo lo que ha pasado.

Amaral en Las Noches del Botánico
Amaral en Las Noches del Botánico

El concierto empezó poco después de las diez de la noche, con algo de luz todavía, y arrancaron Eva y Juan solos. Cuatro canciones con sus arreglos para ellos dos, Juan con unos llamativos cascos para una buena escucha y Eva con una iluminación tenue, casi en penumbra.

Así pudimos escuchar Señales, El Universo sobre mí, Cómo hablar y Nuestro tiempo. Tras este primer bloque presentaron al primer miembro de la banda: Álex Moreno en la batería y percusión. Con él tocaron Kamikaze y, personalmente, agradecí que se fuera completando el escenario. Como dijo Juan en un momento: los conciertos acústicos están bien pero son un poco… y ahí lo dejó, con esos puntos suspensivos, para que cada uno lo completáramos en nuestra cabeza: un poco mierda, un poco coitus interruptus, un poco a medias…

Después de Kamikaze, que me gustó mucho, llegó la hora de volver a ver en el escenario a Ricardo Esteban, bajista también en la gira Nocturnal y mejor persona. ¡Me dio mucha alegría ver que seguía en el grupo!

Con Ricardo en el escenario ya se podía dar un poco de caña… y eso pasó, con Revolución nos dieron un poquito de energía durante unos segundos. ¡Qué subidón volver a sentir la batería y el bajo golpeándote el pecho!

Y siguieron presentado a los miembros de la banda… la nueva incorporación de esta gira es Laura Rubio, que tiene una voz fantástica, que empasta perfectamente con la de Eva y además le aporta un brillo a las canciones muy interesante. Soledad fue la canción con la que siguieron.

Moriría por vos y Nocturnal en versiones acústicas estuvieron genial… y tras ellas, se unió al grupo Tomás Virgós, teclista también en la gira Nocturnal, y se atrevieron con una versión del tema que abre el disco Salto al color: Ondas do mar de Vigo seguida de Mares igual que tú.

Amaral en Las Noches del Botánico
Amaral en Las Noches del Botánico

El sonido perfecto, como siempre que vas a ver a Amaral. Gran trabajo del equipo.

Con Bien alta la mirada y una gran versión, casi la que más me gustó y sorprendió, de Entre la multitud, llegábamos al final del concierto. Entre la multitud fue genial: versión acústica diferente de la del disco, introducción de Eva explicando el contexto de la canción… y con varias estrofas cambiadas para que la letra fuera perfecta para este momento, para esta época y para irnos con un subidón increíble: bailando sentados.

Amaral en Las Noches del Botánico
Amaral en Las Noches del Botánico

La primera tanda de bises empezaron con Eva y Juan solos y con Tardes, cantada por Juan, como en alguna versión que han publicado ya en algún disco y que cada vez que mi iPod me la pone me flipa. ¡Me encantó oírla en persona! Caballito de mar… Después fueron a Sin ti no soy nada, sin palabras.

Volvió la banda y se atrevieron con Halconera, uno de los temas que más me gustan del nuevo disco. Con ese subidón hicieron Hacia lo salvaje, para mí el mejor momento de todo el concierto. Hacia lo salvaje tiene algo especial, sin duda, además, antes de la pandemia había escuchado el arreglo que hicieron en 2019 para el directo, con A galopar y con el Quisiera ser civilizado como los animales… y como no sé si alguna vez volveré a escucharlo en directo, con banda, con electricidad, con potencia… me volví loco escuchándolo en el Botánico.

Peces de colores y Cuando suba la marea para llegar al final de esta primera tanda de bises y final del concierto con los agradecimientos, Salir corriendo y Ruido… en una versión muy especial también para poner el punto final del concierto.

Amaral en Las Noches del Botánico
Amaral en Las Noches del Botánico

Conclusión: un primer concierto desde la pandemia con sensaciones extrañas. Muy contento por reencontrarme con la música en directo, con los conciertos, las bandas… pero todavía acostumbrándome a esta nueva manera… ¡que tiene cosas buenas, ojo!

Amaral fantásticos… sonido espectacular… la iluminación un poco escasa y tenue, pero imagino que es lo que buscaban… la banda buenísima, Ricardo y Tomás en su línea de perfección y las nuevas incorporaciones prometen mucho. Me encantaría poder verlos “en eléctrico”, porque además, el disco tiene muchas canciones que me muero por ver cómo las adaptan.

Y Eva y Juan son un lujo. Eva insistía en lo nerviosa que estaba, pero el chorro de voz que tiene es increíble. ¡Cada vez mejor!

Disfruté muchísimo del concierto, dadas las circunstancias. A ver si las entradas que tengo para recintos mayores y que se han ido aplazando, las puedo disfrutar en algún momento y podemos ver un concierto a full de todo.

Esta noche: Miguel Ríos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.