Wrecking Ball, un disco donde no sobra nada

Wrecking Ball, un disco donde no sobra nada

Venía esta mañana al trabajo conduciendo tranquilamente por la M-50 (muchos kilómetros), en el coche con el cruise control a 90 km/h (poco consumo y mucho tiempo) y disfrutando del nuevo disco de Bruce Springsteen al volumen adecuado para su escucha…

¡Y alucino! No me sobra ninguna canción. En general todas tienen un nivel altísimo.

El corte 1, We take care of our own, ya lo hemos oído mil veces. Perfecta para empezar los conciertos, más cuando la hemos visto en los Grammy con muchísima intensidad.

El segundo corte, Easy Money, podría ser perfectamente de la
Seeger Sessions Tour. En la línea del folk americano que nos mostró en esa gira. Del estilo de How can a poor man stand such times and live.

El tercero, Shackled and Drawn, muy potente, muy reinvindicativo. En todo el disco se aprecia una carga de batería muy alta.

El cuarto corte, Jack of All Trades, traducido como El manitas por la frase Jack Of All Trades, Master of None. Lenta, pero intensa. Letra muy interesante también, con mensajes como “Haré el trabajo que Dios provea, soy un manitas, cariño, estaremos bien…”, “Así que usa lo que tengas y aprende a hacerlo funcionar. Coge lo viejo y conviértelo en nuevo”.

El quinto, Death to My Hometown, dominado nuevamente por la batería atronadora y coros que forman a ritmo de marcha lo que podría ser un himno que contentara al irlandés que llevamos dentro.

Hazte con una canción que entonar
Y cántala hasta que la hayas aprendido
Sí, cántala con fuerza y cántala bien
Envía a los magnates ladrones directamente al infierno
A los ladrones avariciosos que vinieron
Y que devoraban la carne de todo lo que encontraban
Cuyos delitos han quedado impunes
Caminan por las calles como hombres libres
Trajeron la ruina a nuestra ciudad,
La ruina a nuestra ciudad.

El sexto, This Depression, un tema lento y emotivo que recuerda a Into the Fire. Rima fácil, Confession – Depression. Uno de los más flojos, para mí, pero muy bonito. Seguro que en directo pone la piel de gallina.

He estado deprimido, pero nunca tanto
He estado perdido, pero nunca tanto
Esta es mi confesión
Necesito tu corazón en esta depresión
Necesito tu corazón

La séptima canción, Wrecking Ball, la conocíamos de los directos del final de la gira de Working on a Dream. Estrenada en el estadio de los Giants, cuando al terminar los conciertos de Springsteen iba a ser derruído. La letra se entiende en el sentido literal, referida a esa demolición del estadio… pero también es extrapolable a todo lo que se necesita derruír y cambiar. Una versión más rápida de la conocida en los directos que llega al final con muchísima fuerza.

También marca un punto de inflexión, para mí, en la estructura de las canciones en el CD.

La octava canción, You’ve Got It, quizá la más floja para mí. Aunque divertida por la letra. Más ligera que el resto, por eso viene detrás de Wrecking Ball.

Nena, tú lo tienes
Nena, tú lo tienes
Venga, dámelo

Estoy deseando oír en directo la novena, Rocky Ground. Una de las mejores del disco. La veo en la parte final de los conciertos, una posible sustituta de Land of Hopes and Dreams o American Land (en los set list actuales). Un tema que empieza lento, muy bonito, esperanzador. Muy bien colocados los coros, los gritos y las estrofas rapeadas (¿quién las hará?). Acaba por todo lo alto. Carne de directo, para mí.

Levántate, pastor, levántate
Tu rebaño se ha dispersado lejos de las colinas
Las estrellas han desaparecido, el cielo está tranquilo
El sol está en los cielos
Y está naciendo un nuevo día

Alejada del mal rollo de las primeras canciones, con ese toque esperanzador que comentaba… por eso está después de Wrecking Ball.

La penúltima canción, Land of Hope and Dreams, ya llegando al final del disco. Parece que es su sitio natural, por lo menos para los que la llevamos oyendo y viviendo en todos los conciertos desde que la estrenó en la gira de la Reunion Tour (1999-2000).

Nunca se había grabado en estudio, sí en directo en el CD Live in New York City. Esta versión es increíble. Una canción tan oída, que evoca tantos recuerdos, tantos finales de conciertos… Y especialmente grabada con un solo de saxo tocado por Clarence que deja sin respiración.

Piensas que no se puede mejorar en estudio una canción así… pero sí.

El cierre del disco, We Are Alive, parece más bien una declaración de intenciones. Una respuesta a la tan manida pregunta de Bruce en los conciertos “Is there anybody alive out there?”

Con esa entrada en acústico… con esa voz desnuda… recuerda al Countin’ on a Miracle versión The Essential, la que ponían en la salida de los conciertos en la gira The Rising (grabada, con las luces encendidas, para que la gente fuera saliendo). Creo que ese podría ser su papel en esta gira, o quizá una entrada de Bruce acústico, en solitario, como telonero…

Un cierre muy bueno, tanto del disco, como de los conciertos (si está colocada en ese lugar).

Cuando la vorágine de la compra de entradas, no tenía muchas ganas de gira… la verdad. Pero ahora, ¡estoy a tope!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.