Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán IV

Aunque cuando yo fui a Elizondo a hacer la visita guiada de la trilogía del Baztán hacía un tiempo espléndido, en las novelas se describe la dureza del invierno, los paisajes nebulosos, con lluvia… e incluso inundaciones.

De hecho, en julio de este mismo año volvió a haber una inundación, como nos enseñó Juan Mari Ondikol.

Inundaciones en Elizondo

Pues bien, en las novelas, hay varias referencias a las riadas e inundaciones que ha sufrido Elizondo. Voy a aprovechar para hablar de la que derribó la iglesia.

Dice en “El guardián invisible”:

Amaia volvió al presente. Puede que la idea de evitar inundaciones hubiera llevado a los pobladores de Elizondo a diseñar el nuevo cementerio así. El cementerio original se encontraba, como era tradición, rodeando la iglesia, que entonces estaba junto al ayuntamiento, en la plaza del pueblo, hasta que fue trasladada piedra a piedra y reconstruida en el lugar que ocupa actualmente.

Antigua iglesia

Lo mismo se hizo con el cementerio, que se trasladó al camino de los Alduides, a la altura de Anzanborda. En los anales sólo se recogía una mención que justificaba el cambio de ubicación del camposanto por “razones de salubridad”, pero es fácil suponer que si una gran riada derribó la iglesia, arrastrando las piedras de una de sus torres tan lejos que fueron irrecuperables, también levantaría las tumbas que la rodeaban.

Altura del agua

Altura de la riada

Aquí os dejo los enlaces a los sitios que visité:

Artículo I. La iglesia.

Artículo II. Las calles de Elizondo.

Artículo III. La plaza.

Artículo IV: Las inundaciones.

Artículo V: El cementerio.

Artículo VI: Descubrimiento de los cuerpos.

Artículo VII: Los txantxigorris.

Artículo VIII: Hospitalenea.

Artículo IX: Recorriendo Elizondo.

Artículo X: Pasaje entre Jaime Urrutia y Santiago.

Artículo XI: Recorriendo Elizondo II.

Artículo XII: Muniartea.

Artículo XIII: Hotel Baztán.

Artículo XIV: Comisaría de la Policía Foral.

Artículo XV: Hostal Trinkete.

Artículo XVI: Restaurantes en Pamplona.

Artículo XVII: Aínsa.

Leave a Reply