Browsed by
Tag: dolores redondo

Nuevo libro de Dolores Redondo

Nuevo libro de Dolores Redondo

Soy un gran fan de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo, como sabéis. Aquí os dejo el enlace para ver artículos de los sitios que he visitado siguiendo las historias de Amaia Salazar.

Pues bien, el pasado 1 de octubre salió a la venta el nuevo libro de Dolores Redondo: La cara norte del corazón. Y el 3 de octubre había firma en Madrid. ¡Allí estuve!

Nacho Correa con Dolores Redondo
Con Dolores Redondo en la firma de La cara norte del corazón

La novela se desarrolla en una época anterior a la historia de la trilogía del Baztán y nos muestra a una Amaia jovencita, pero brillante. ¡Una auténtica crack de la investigación!

Read More Read More

En la primera firma de libros de Todo esto de daré, de Dolores Redondo

En la primera firma de libros de Todo esto de daré, de Dolores Redondo

Ayer estuve en El Corte Inglés de Callao, donde tenía lugar la primera firma de libros de la gira de promoción de Todo esto te daré, la novela ganadora del premio Planeta 2016, escrita por Dolores Redondo.

Como ya os conté, me había comprado el libro el día anterior, así que ya lo “llevaba puesto”.

Llegué unos 40 minutos antes de que empezara la firma y habría unas veinte personas esperando. Cuando llegó la pequeña comitiva de la firma -ya que, junto con Dolores, también venía Marcos Chicot a firmar su novela: “El asesinato de Sócrates”- nos miró con cara de sorpresa e ilusión. Para entonces, la cola ya salía del edificio y llegaba unos metros más abajo…

Ese mismo día, en las redes sociales, Dolores había escrito el siguiente mensaje:

Mensaje de Dolores Redondo

“Se publica Todo esto te daré, mil entrevistas, la televisión, la prensa, y mientras todo se acelera a mi alrededor, yo sólo pienso en ti, en sí te gustará, si volveré a ver ese brillo en tus ojos. Hoy regreso con vosotr@s, mis lectores. Hoy viernes estoy en Madrid a las 19 h en El Corte inglés de Callao.
#Osheechadodemenos.
Gracias lectores!!”

Creo que en ese momento vio que todo iba a ir bien… el brillo en nuestros ojos seguía ahí…

Cuando llegó mi turno, ¡aluciné!

Se acordaba de aquel 30 de mayo de 2015, cuando en la feria del Libro de Madrid la vi por primera vez y le llevé la Trilogía del Baztán para que me la firmara… Por cada tomo, yo le había preparado un pequeño dossier que le iba dando a cambio. Con los 16 artículos que he escrito en este blog sobre los lugares donde Amaia Salazar vive sus aventuras, con algunos tuits que nos hemos intercambiado, con algunos paneles que hemos puesto en la ruleta… ¡Y se acordaba!

Nacho con Dolores Redondo 2016

Comentamos algo más, sobre la pena de no haberla visto el día de antes en su visita a Espejo Público, sobre su nueva novela, sobre la gira de promoción… pero tampoco me quería extender mucho más.

Nos hicimos una foto juntos y me llevé el libro dedicado.

¡Muchas gracias por la atención, por el tiempo dedicado a cada uno de los que estábamos allí, por la amabilidad y las sonrisas constantes!

Ahora toca leer…

Todo esto te daré, de Dolores Redondo

Todo esto te daré, de Dolores Redondo

Hoy ha salido a la venta el último libro ganador del Premio Planeta en su edición de 2016: Todo esto te daré, de Dolores Redondo.

Todo esto te date

Estaba un poco cansado, pero a la salida del trabajo he ido a la Fnac y lo he comprado. ¡Así que ya puede empezar la magia!

¿Qué espero encontrar? No sé, pero seguro que sorprenderá. No tiene que ver con la Trilogía del Baztán -que tanto disfruté en su día-, al menos en principio. El punto de partida me recuerda a La Isla de Alice, finalista del Planeta del año pasado, pero estoy seguro que la evolución de la historia llevará caminos muy diferentes.

No sé más. Casi no he leído ni escuchado nada… ¡Y eso que hoy Dolores Redondo ha estado en Espejo Público! Me he podido cruzar con ella en cualquier momento…

En fin, me pongo a leerlo, con muchas ganas de disfrutar de una historia apasionante, como espero que sea.

Un sábado muy bueno, productivo y feliz

Un sábado muy bueno, productivo y feliz

Menudo día el de ayer sábado… Lo empecé pronto porque sabía que sería un día largo y, como puse en mi twitter antes de salir de casa, con muchas expectativas:

Tuit gran sábado

En primer lugar fui a por el ocio… a la Feria del Libro de Madrid 2015. Esa mañana, entre los muchos autores que estaban firmando, lo hacía Dolores Redondo en la caseta de Visor.

Ante mi sorpresa, no había mucha cola a esa hora temprana… y me pude tomar mi tiempo para presentarme, contarle un poco las cosas que había hecho a partir de la lectura de la trilogía del Baztán y entregarle algunos recuerdos, como la colección impresa de posts que hice en 2014 sobre los lugares en que discurre la historia de Amaia Salazar. Pinchando aquí los podéis ver.

Nacho y Dolores Redondo

Fueron unos pocos minutos, pero muy buenos, en los que pudimos comentar también las ruletas finales en las que ha aparecido, en especial la de los tres personajes mitológicos… 😉

Después de haberme dedicado los libros de la trilogía, un paseo por el retiro y camino de la siguiente etapa: trabajo.

Ayer comencé la grabación de un vídeo que ya os pondré cuando esté acabado… eso sí, la localización no estaba nada mal…

Puerta del Sol

Creo que fue muy bien, aunque todavía no he podido ver el resultado ya que estoy en la fase de volcado del material y preparación… además, todavía quedan unas cuantas jornadas de grabación.

Por último, a la tercera etapa, llamada “pasión”: La final de Copa del Rey que ganó el Barça…

Campions Lliga y Copa

Así que muy buen sábado… hoy toca descansar un poco, quizá hacer algo de deporte… y prepararme para la próxima semana con grabaciones de La Ruleta sin parar, para seguir el ritmo de estas semanas pasadas…

¡No hay problema!

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XVII

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XVII

Han pasado varios meses desde que acabé la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo y que hice esta serie de artículos sobre los lugares en los que transcurre la historia.

Esta Semana Santa he estado en el Valle de Benasque y, aprovechando la cercanía, decidí acercarme a Aínsa, un pueblo en Huesca que tiene cierta importancia en el desarrollo de la trama.

Así aparece en la primera novela, El Guardián Invisible:

-Aínsa me suena, es un pueblo de aspecto medieval, ¿no es cierto? Uno de esos que conserva el trazado de la época y el empedrado en las calles.

Aínsa

-Sí, Aínsa tuvo que tener gran relevancia en el Medievo, sobre todo por su estratégica situación, un lugar privilegiado entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara y el Parque Natural Posets-Maladeta. Dominar Ainsa debía de suponer ya entonces una gran ventaja.

Aínsa

Más adelante continúa:

… y nos brindó un espacio perfecto para ubicar el laboratorio y permitir que la empresa que lo subvenciona obtenga beneficios de los centros de recuperación de especies, las visitas guiadas y las donaciones de los turistas y visitantes, que en Aínsa son muchos, y durante todo el año.

Cuando Amaia llega a Aínsa por primera vez:

El viento soplaba con fuerza en Aínsa. (…) Las calles de Aínsa estaban desiertas, la luza cálida y anaranjada de las farolas no conseguía borrar la sensación heladora de la villa medieval barrida por el frío nocturno, y las rachas de viento siberiano formaban escarcha en las ventanillas del coche. Jonan condujo siguiendo al Patrol de los doctores mientras los neumáticos traqueteaban en el empedrado milenario de las calles, hasta que confluyeron en una plaza rectangular que se extendía hasta la entrada de lo que parecía una fortaleza. Los doctores detuvieron el coche junto a la muralla y Jonan aparcó a su lado.

Aínsa

El frío dolía en la frente como un clavo empujado por una mano invisible.

Aínsa

Amaia tiró de la capucha de su plumífero intentando cubrirse la cabeza mientras seguían a los doctores al interior de la fortaleza.

Aínsa

Excepto por el cese del viento, en el interior no se estaba mucho mejor que fuera. (…) Nadie habría pensado que una instalación de esas características estuviese en el corazón de una fortaleza medieval.

Aínsa

El Legado en los Huesos, la segunda novela de la trilogía, aparecen los siguientes pasajes:

Las calles de Aínsa parecían animadas, seguramente por la cercanía del fin de semana, y a pesar de que los termómetros de los comercios anunciaban dos grados bajo cero, nada más cruzar el puente podían verse grupos de gente frente a los bares y algunas tiendas abiertas, que habían alargado su horario alentadas por la presencia de los turistas.

Aínsa

Jonan condujo hasta la empinada cuesta que bordeaba la colina donde se erigía el casco medieval de Aínsa. El juez lo siguió, mientras miraba asombrado las casas, que suspendidas de la ladera parecían retar al vacío.

-Nunca había estado aquí, tengo que decir que es sorprendente.
-Pues espere a llegar arriba -contestó ella, al ver su expresión.

Aínsa era un túnel temporal, y al llegar a su plaza, a pesar de los coches aparcados y las luces de los restaurantes, se experimenta un viaje al pasado que hace contener el aliento durante un segundo.

Aínsa

Markina no fue la excepción; siguió a Jonan hasta el lugar donde aparcaron sin dejar de sonreír.

-Es extraordinario -dijo.

Amaia le miró, divertida. Recordaba sus propias sensaciones la primera vez que estuvo allí.

Al bajar del coche comprobaron que, unida a la baja temperatura propia de los 580 metros a los que se encontraba, la humedad de los ríos Cinca y Ara que confluían allí había contribuído a cubrir el empedrado de la plaza con una capa de hielo escarchado que brillaba como el nácar con la romántica luz de las farolas de la plaza.

Más tarde, Amaia sale a cenar.

Amaia tomó su abrigo y salió al frío de Aínsa. El viento del norte le golpeó el rostro nada más atravesar la explanada que se extendría frente a la fortaleza, por lo que estiró las mangas del jersey en un intento de cubrir sus manos, mientras lamentaba haber olvidado su guantes.

Aínsa

Pudo ver que el número de coches había aumentado, atraídos sin duda por los muchos bares que abrían sus puertas a la plaza. Localizó el restaurante y caminó entre los coches aparcados, maldiciendo la suela plana de sus botas, que resbalaba sobre el empedrado helado.

Aínsa

Más sitios, aventuras y emociones… ¡en la Trilogía del Baztán!

Read More Read More

Trilogía del Baztán: El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta

Trilogía del Baztán: El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta

Ya llegó el día. Ya salió a la venta la última novela de la trilogía del Baztán. Tras El guardián invisible y Legado en los huesos ha llegado Ofrenda a la tormenta.

Parece ser que la historia de Baztán acabará. Espero que no acaben las historias de Amaia Salazar, que puedan tener continuidad en otras novelas… Ya veremos.

De momento ha llegado el momento de poner punto final todo lo que ha ido pasando a lo largo de estas tres novelas.

Ofrenda a la tormenta

Una de las cosas buenas de haber ido a Elizondo, de haber realizado la visita guiada y de haber hecho la serie de artículos sobre el pueblo en las novelas, es que ahora, que ya he empezado Ofrenda a la tormenta, puedo recorrer esas calles de nuevo.

Como cuando, al poco de empezar la novela, dice:

Amaia aparcó junto a la fuente de las lamias y, cubriéndose la cabeza con la capucha del abrigo, traspasó el pequeño arco que separaba la plaza de la calle Pedro Axular…

¡Ahora a disfrutar!

Aquí os dejo los enlaces a los sitios que visité:

Artículo I. La iglesia.

Artículo II. Las calles de Elizondo.

Artículo III. La plaza.

Artículo IV: Las inundaciones.

Artículo V: El cementerio.

Artículo VI: Descubrimiento de los cuerpos.

Artículo VII: Los txantxigorris.

Artículo VIII: Hospitalenea.

Artículo IX: Recorriendo Elizondo.

Artículo X: Pasaje entre Jaime Urrutia y Santiago.

Artículo XI: Recorriendo Elizondo II.

Artículo XII: Muniartea.

Artículo XIII: Hotel Baztán.

Artículo XIV: Comisaría de la Policía Foral.

Artículo XV: Antxitonea y hotel Trinkete.

Artículo XVI: Restaurantes en Pamplona.

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XVI

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XVI

Como hoy se ha publicado Ofrenda a la tormenta, libro que pone fin a la trilogía del Baztán, voy a poner fin, yo también a esta serie de artículos sobre los libros y mi visita a Elizondo.

Aunque ahora toca el turno de Pamplona y algunos lugares que aparecen en las novelas. En concreto, en Legado en los huesos.

Café Iruña, Pamplona

Amaia localizó al teniente Padua en cuanto entró en el bar Iruña de la plaza del Castillo, muy cerca de su propia casa. Era el único hombre sentado solo y, aunque estaba de espaldas, distinguió perfectamente las manchas de agua en su gabardina.

Café Iruña, Pamplona

-¿Llueve en Baztán, teniente?- dijo a modo de saludo.
-Como siempre, inspectora, como siempre.

Se sentó frente a él y pidió un café descafeinado y un botellín de agua. Esperó a que el camarero pusiera las bebidas sobre la mesa.

-Usted dirá qué es eso de lo que quería hablarme.

Café Iruña, Pamplona

Otros lugares que aparecen en Legado en los huesos, y que llaman mucho la atención, son los restaurantes que elige el Juez para sus reuniones.

Restaurante Rodero, Pamplona

El restaurante Rodero estaba bastante cerca de su casa. Cuando cenaba allí con James, solían ir andando para no tener que preocuparse del coche si tomaban vino, pero en esta ocasión condujo el coche hasta las cercanías para poder salir hacia Elizondo en cuanto acabase de hablar con el juez. Aparcó en batería frente al parque de la Taconera y cruzó la calle para meterse bajo los porches donde estaba el restaurante. Las grandes cristaleras iluminadas y la decoración sobria del exterior eran promesa de la excelente cocina que le había valido al Rodero una estrella de la guía Michelín. El suelo de madera oscura, como las sillas de cerezo de cómodo respaldo, contrastaban con los paneles de color beige que iban hasta el techo, y una impoluta mantelería blanca, como la vajilla, ponía junto a los espejos la nota de luz, acentuada por los adornos florales que flotaban en cuencos de cristal dispuestos sobre las mesas.

Lástima que sobre el interior no puedo opinar… así como tampoco sobre su comida.

Restaurante Rodero, Pamplona

Otro de los lugares que es del gusto del juez, es el restaurante del Hotel Europa.

Al bar del Europa se accedía por la fachada adyacente al restaurante, junto a la puerta del hotel del mismo nombre, y a pesar de que durante la tarde habían caído unos copos que ya habían desaparecido, algunos clientes del bar charlaban junto a la entrada, apoyando sus copas de vino en un par de altas mesas que custodiaban la entrada del local.

Vio a Markina en cuanto traspasó la puerta. Se sentaba solo al final de la barra y habría sido difícil no fijarse en él. El traje gris con camisa blanca y sin corbata le daba el tono serio que desmentía el corte de pelo, que le caía sobre la frente en mechones castaños. Se sentaba en la banqueta tan relajado y elegante como salido de una revista de moda.

Bar del hotel Europa, Pamplona

Más adelante, también en Legado en los huesos, aparece la siguiente descripción.

El restaurante del hotel Europa era uno de los mejores de Pamplona, y conociendo los gustos de Markina no le sorprendió que lo eligiera. Su cocina era más purista, más tradicional, uno de esos restaurantes que había sabido modernizar sus platos con la presentación que tanto se valoraba actualmente sin dejar de poner una buena tajada de carne o de pescado en el plato.

Notó como todas las miradas se volvían hacia ella cuando entró en el comedor. Un policía de uniforme en un restaurante elegante desentonaba como una cucaracha en un pastel de boda.

Hotel Europa, Pamplona

Sobre este restaurante tampoco puedo opinar… ¡Quizá algún otro año! 😉

Read More Read More

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XV

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XV

Voy con otro breve fragmento de El guardián invisible que pude visitar en mi visita a Elizondo. Incluso hice noche allí.

Taberna Antxitonea

-Hoy a mediodía le he visto comiendo en la taberna Antxitonea… con su hermana.
-¿La hermana de Montes?- se extrañó.
-No, la hermana de usted.
-¿Mi hermana?, ¿mi hermana Rosaura?
-No, con la otra, con su hermana Flora.
-¿Con Flora? ¿Le vieron ellos?
-No, ya sabe que tiene una barra semicircular que comienza en la entrada y va hasta atrás, donde se entra al frontón; yo estaba con Iriarte junto a las cristaleras, pero les vi entrar y me acerqué a saludarles; entonces se metieron en el comedor y no me pareció oportuno seguirles.

Frontón en la taberna Antxitonea, Elizondo

Read More Read More

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XIV

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XIV

Hoy, aprovechando que se publica la última novela que cierra la trilogía del Baztán, titulada Ofrenda a la tormenta, vamos con otro fragmento más sacado de los libros… y que pude ver durante mi visita a Elizondo.

En Legado en los huesos describe así:

La comisaría de Elizondo no podía resultar más incongruente con la arquitectura del valle. Con sus modernas líneas rectas, más que desentonar, parecía un extraño artilugio olvidado por alguien de otro mundo. Aun así, debía reconocer la eficacia del edificio de grandes cristaleras que como una lupa pretendían atrapar el escaso sol del invierno baztanés.

Comisaría Elizondo

Read More Read More

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XIII

Siguiendo los pasos de Amaia Salazar en la Trilogía del Baztán XIII

Hoy sale a la venta la última entrega de la Trilogía del Baztán, de Dolores Redondo, así que voy a volver a los artículos sobre la visita que hice a Elizondo hace unos meses.

En El guardián invisible aparece lo siguiente:

Hotel Baztán

El hotel Baztán se encontraba a unos cinco kilómetros por la carretera de Elizondo y tenía el aspecto de los hoteles de montaña pensados para ir con grupos escolares, senderistas, familias y amigos. La fachada formaba un semicírculo plagado de terrazas que se asomaban sobre una plazoleta que hacía las veces de parking y en las que resultaban incongruentes las mesas y sillas de plástico amarillo, sin duda pensadas para las tardes veraniegas, pero que la Dirección del hotel se empeñaba en mantener todo el año, dando a la fachada un colorista tono tropical más propio de un hotel playero mexicano que de un establecimiento de montaña.

Hotel Baztán

En otro momento de la novela… ¡NO SIGAS LEYENDO SI NO HAS ACABADO EL GUARDIÁN INVISIBLE!

Para cuando salieron del aparcamiento no había ni rastro del coche de Montes. Pero no le hizo falta. Sabía de sobra adónde se dirigía. Se demoró conduciendo tranquilamente para darle tiempo a llegar y cuando el inspector Iriarte comenzaba a impacientarse salió de Elizondo en dirección a Pamplona. Cinco kilómetros más adelante detuvo el coche en el aparcamiento del hotel Baztán. Iriarte iba a preguntar cuando reconoció el coche de Montes aparcado cerca de la entrada del restaurante. Amaia aparcó enfrente y permaneció en silencio hasta que vio llegar el Mercedes de Flora, que miró repetidamente a su alrededor antes de entrar al local.

-Por eso necesitaba este coche, ahora lo entiendo- dijo Iriarte.

Sin decir una palabra, Amaia le hizo un gesto y ambos bajaron del vehículo. Había oscurecido por completo, y aunque por lo temprana de la hora no había tantos coches en el aparcamiento como el día anterior, pudieron acercarse lo suficiente como para ver bastante bien el comedor a través de la cristalera...

Hotel Baztán

¿Te acuerdas como sigue, verdad? Si no, ya sabes, ¡a leerlo!

Read More Read More